Descubra cómo la aplicación de la tecnología inteligente MIG permite a soldadores con poca experiencia conseguir unas soldaduras uniformes y de alta calidad

05/05/2017

La productividad está siempre en el punto de mira y la soldadura es un proceso que se examina a menudo. Según las especificaciones de la aplicación, la productividad en la soldadura puede incrementarse adoptando una soldadura completamente automatizada o robótica, utilizando procesos semiautomatizados o mejorando el proceso manual. Contratar a operarios de soldadura con niveles de habilidad más elevados puede ser rentable pero, en la mayoría de los casos, una opción más adecuada es mejorar la productividad de los operarios menos capacitados y sin experiencia, teniendo en cuenta que mejorar la calidad de la soldadura y la uniformidad aumenta la productividad en general al reducir o eliminar la necesidad de limpiar y repasar los cordones de la soldadura.

Gracias a su versatilidad, la soldadura MIG se utiliza para una variedad muy amplia de tareas, incluidas la fabricación en general, los sistemas de ventilación y aire acondicionado, y la reparación automotriz; por tanto, la soldadura MIG es la principal opción para las empresas que buscan mejorar la productividad. Los fabricantes de equipos de soldadura han desarrollado varias formas mediante las que los operarios sin experiencia pueden mejorar la uniformidad y la calidad de su soldadura MIG, y este artículo examina lo último en tecnología de arco corto de ESAB, conocida como smartMIG o sMIG.

Hace unos años, ESAB desarrolló QSET para que los equipos de soldadura MIG fueran más sencillos y para mantener un arco estable conforme a una amplia variedad de condiciones de soldadura. La nueva tecnología smartMIG es la evolución del QSET, ya que hace que los equipos sean más sencillos y consigue un nivel de estabilidad de arco que supera al ofrecido por QSET. Actualmente, la tecnología sMIG se ha incorporado en las nuevas máquinas de soldar Rebel, que se pueden utilizar en acero al carbono, acero inoxidable, cromo-molibdeno o chapa de aluminio con un espesor de 1,0 a 12,7 mm y diámetros del hilo de 0,6 a 1,0 mm, suministrando de 5 a 205 A para la soldadura MIG a un 25 por ciento del ciclo de trabajo, mientras funciona con una alimentación monofásica de 230 V (al utilizar un suministro de 120 V, la corriente máxima es de 130 A a un ciclo de trabajo del 25 por ciento). Además, sMIG también es compatible con la soldadura fuerte MIG. ESAB aplicará la tecnología sMIG a más máquinas de arco corto en el futuro.

Para utilizar sMIG, el operario solo tiene que introducir el espesor de la placa y el diámetro del hilo en una pantalla TFT a color de 4,3 pulgadas. A diferencia del QSET y otros sistemas, no es necesario introducir el gas de protección. El paso final para configurar el proceso de soldadura es realizar una corta soldadura de prueba. Después de eso, incluso un soldador sin experiencia puede producir soldaduras uniformes y de alta calidad, y los operarios experimentados pueden encontrar con mayor facilidad el punto óptimo de la soldadura y producir soldaduras sin tener que concentrarse tanto como lo harían normalmente, lo que significa que pueden relajarse y ser altamente productivos durante más tiempo.

Debido a su carácter confidencial, no podemos publicar todos los detalles de los sofisticados algoritmos de control de sMIG, pero podemos afirmar que la tecnología sMIG controla la corriente de soldadura y la tensión, y realiza continuamente pequeños ajustes a los parámetros de soldadura para tener en cuenta la variabilidad en la técnica del operario, como el ángulo de la torcha y la longitud del stick-out. Los soldadores experimentados que han soldado con la tecnología sMIG afirman que pueden oír la mayor estabilidad del arco y ver los resultados en la soldadura acabada, que se caracteriza por un excelente aspecto del cordón de soldadura con las mínimas proyecciones.

Si lo prefieren, los soldadores experimentados pueden utilizar el modo avanzado ofrecido por el panel TFT de uso intuitivo y sencillo, que les permite ajustar el aporte de calor mediante el control del ajuste de la tensión, cambiando así el perfil del cordón. También se puede cambiar la inductancia para mejorar más la estabilidad del arco y minimizar la salpicadura. Cuando está en modo avanzado, la tecnología sMIG sigue midiendo los parámetros de soldadura y realizando pequeños ajustes para mantener el arco estable, mientras el ajuste del operario sirve para mover el punto de ajuste en el que el sMIG mantiene el arco estable.

Al desarrollar la tecnología smartMIG, los ingenieros de ESAB querían facilitar al máximo que los soldadores sin experiencia produzcan unas soldaduras de alta calidad, lo que implicó simplificar la configuración y mantener un arco estable automáticamente durante la soldadura. Además, los ingenieros reconocieron que, con el tiempo, los operarios sin experiencia la adquieren, de modo que el mismo equipo de soldadura es inevitablemente utilizado por soldadores con y sin experiencia. El resultado es que el sMIG solo requiere que se introduzcan los parámetros absolutamente mínimos durante la configuración (solo el espesor de la placa y el diámetro del hilo) y los soldadores experimentados tienen la opción de elegir el modo avanzado para ajustar la soldadura. Sin embargo, sigue manteniendo todas las ventajas del sMIG en lo que respecta a la facilidad de la configuración y la estabilización automática del arco.

Para obtener más información acerca de la tecnología smartMIG (sMIG) y las nuevas máquinas de soldadura Rebel, póngase en contacto con ESAB.

SmartMIG (sMIG) technology and the new Rebel welding machines

x
x

x

Loading..